martes, 10 de junio de 2008

Cumbia Old School

Mientras la televisión rescata ídolos del pasado, los grupos de rock homenajean a las leyendas olvidas de la cumbia peruana.

Viernes de psicodelia amazónica en Barranco. Sobre un escenario, antiguo altar de las misas negras del rock nacional, una banda homenajea a una leyenda de la cumbia peruana. Uno de los temas principales alude a las visiones del ayahuasca con devaneos de guitarra. El público baila, salta y canta a más no poder. Una pregunta surge desde el interior de la euforia ¿Cuándo les empezó a gustar la cumbia?

A fines de los años 60, en Lima y en Pucallpa, bajo la sombra de la junta militar y sus reformas radicales, aparecieron dos bandas que se atrevieron a mezclar ritmos y estilos aparentemente irreconciliables. En ellas, la fascinante velocidad de la cumbia colombiana y del joropo venezolano, las hipnóticas líneas de órgano de la psicodelia anglosajona, las desencadenadas líneas de guitarra de los grupos instrumentales de California y, por supuesto, las ancestrales melodías vocales de los Andes fueron conjuradas para dar inicio a lo que conocemos como cumbia peruana, uno de los géneros musicales más populares que nuestro país ha conocido y disfrutado en los últimos treinta años. “La cumbia en el Perú es un género inaudito, es una mezcla bastante especial de tradiciones, si uno es escucha los punteos de la guitarra en la cumbia de esas décadas es el punteo de la guitarra criolla, por eso hay una continuidad de tradiciones musicales que se confluyeron y generaron este género”, señala el sociólogo Santiago Alfaro.

VOLVER AL PASADO

Las dos bandas pioneras de la cumbia peruana de los 60 (Los Destellos y de Juaneco y su Combo) y una tercera que surge en la década siguiente (Los Mirlos), son ahora los principales iconos para las bandas de rock local. La cumbia, esta música es tan nuestra que rompe todas las barreras. Antes desterrada como música popular, ahora es el fruto de un movimiento cultural bullanguero y muy peruano.

“Ya se ha muerto mi abuelo”, “Linda nena”, “Vacilando con ayahuasca” y "Mujer Hilandera", son algunos de los temas de Juaneco y su Combo que se han convertido en covers. Esta mítica banda fue fundada por Juan Wong (Juaneco), la agrupación desde 1966 se ha ocupado de otorgarle a la cumbia la identidad del oriente. A pesar del trágico accidente aéreo en el que falleció la mayor parte de sus integrantes, y de la posterior muerte de Wong, en el 2004, el grupo sigue actuando bajo la dirección de Mao Wong, el nieto del fundador. “Es interesante ver a Juaneco y su Combo vestidos de shipibos y como reivindicaba la cultural local sin ningún tipo de vergüenza hace 30 años”, comenta Alfaro. Precursores de una tradición que tiene sus primeros reportes en la fiebre del petróleo, estos hijos predilectos de Pucallpa describieron una trayectoria que recién ahora se valora en su exacta dimensión.

Otra agrupación involucrada dentro de este movimiento son Los Destellos, grupo limeño formado en 1968 por Enrique Delgado Montes. “Lo que hizo Enrique Delgado fue fusionar ese gusto por los ritmos tropicales con las melodías rockeras, porque él también tenía canciones ahuaynadas, como “Caminito Serrano”, “Valicha” hasta canciones dirigidas a la selva, como “Charapita”, entonces, él fue explorando estilos que después se fueron desarrollando en el Perú”, explica Alfaro. Basta escuchar “Elsa”, “A Patricia” y “Para Elisa” para poder comprender el singular virtuosismo de Delgado, capaz de evocar, en pocos segundos, a The Ventures, a Pastorita Huaracina y a Jimi Hendrix. “El primer disco que grabé fue en forma condicional, o sea sin cobrar un solo centavo. Si se vende perfecto, pero si no se vendía no pasaba nada. Así en octubre del 68 grabé mi primer disco El Avispón, y pegó”, solía decir el líder de Los Destellos en sus épocas de gloria. Enrique Delgado muere en 1996. Ahora su hermana, Edith Delgado Montes, lidera la banda.


En 1973, Jorge Rodríguez Grandez funda Los Mirlos. “La danza de los mirlos”, “Muchachita del oriente”, “El milagro verde” y el ya clásico “Sonido amazónico”, títulos que hacen referencia a Moyobamba, lugar de nacimiento de Rodríguez, quien se mudó a la capital cuando era muy joven. Es notable el trabajo que realiza el guitarrista Danny Johnson, quien le dio a la banda un sonido más oscuro, sinuoso y reptilesco, que lo diferenciaba abiertamente de sus más alegres contemporáneos. Los Mirlos en principio interpretaban temas de corte instrumental pero poco más tarde integran líricas sencillas como su tema “Danza del petrolero” y más elaboradas como con “Eres Mentirosa” interpretada por el desaparecido Julio Mau Orlandini. “Todos tenemos influencia de Los Destellos, pero con un valor agregado y original, como nuestro estilo que es el de la cumbia amazónica”, menciona Jorge Rodríguez.


UNA NUEVA GENERACIÓN, UNA HISTORIA VIVA

En los últimos años ha venido ocurriendo lo que hasta hace muy poco resultaba absolutamente impensable: la cumbia peruana y la chicha, géneros a menudo despreciados en los extramuros de los barrios populares de las principales ciudades del país, hoy empiezan a ser valorados y parecen haberse puesto de moda en el circuito de establecimientos nocturnos de Barranco y Miraflores.

“Estamos pasando por un proceso de la cholificación de la televisión, de la opinión pública. Y vivimos un tercer auge comercial nacional de la cumbia, el primero fue el de los 80 liderado con Los Shapis, fue la primera gran fiebre. La segunda fue a fines de los 90 que llamaron tecnocumbia que es un auge comercial porque aglutinaba a múltiples estilo de interpretar cumbia, uno de esos líderes fue Agua Mariana y Armonía 10. Y ahora a partir del 2007 se ve un tercer gran auge, liderado por la cumbia norteña, este último auge ha logrado como sucedió quizás en los 90 penetrar en el gusto de la clase alta y está haciendo que la clase media comience a explorar la familiaridad sonora con otros grupos de cumbia, por eso tenemos conciertos donde está Bareto con Los Destellos”, expone Santiago Alfaro.

Quizás uno de los principales responsables del rescate de estos ritmos tropicales para un nuevo público (y una nueva generación) sea la agrupación musical Bareto (cuyo estilo es definido por sus propios integrantes como una fusión de rock, reggae, ska y cumbia), que en los últimos meses ha causado furor con sus tórridos conciertos acompañado de Los Destellos, y los homenajes que ha realizado al mítico conjunto de la selva peruana, Juaneco y su Combo. “La gente de Barranco y Miraflores está escuchando cumbia, ahora, me gustaría llevar la cumbia que hacemos nosotros para la gente de la selva”, comparte Joaquín Mariátegui, líder del Bareto. Pero hay un grupo que ha visto de cerca y por más tiempo estos cambios en la música y en el público. La Sarita, una banda fusión que ha venido uniendo la música popular con el rock desde 1998, es quizá el mito popular más poderoso, complejo y fascinante del Perú contemporáneo. Así, como estas dos bandas, también han surgido grupos, como los electropicales de La Mente y Barrio Calavera con su skachichandroll, una combinación de ska con otros estilos (chicha, rock and roll y ritmos tropicales). Todos estos grupos han tenido la oportunidad de compartir en distintos escenarios con las leyendas de la cumbia. Aunque un ejemplo de haber participado con las tres leyendas es Barrio Calavera, primero en el bar La Noche junto con los Mirlos, segundo en la discoteca Vocé acompañando a Juaneco y su Combo, y por último de regreso a Barranco con Los Destellos. “Nos sentimos bastante contentos de que a la nueva generación le guste la cumbia peruana”, confiesa Edith Delgado.

La música gracias a Dios no tiene forma ni color, no sabe de prejuicios ni de raza. Es esa gran sábana invisible que nos cubre a todos y lo único que sabe es sonar.


* Todas la imágenes son propias del sitio Yerba Mala.

2 comentarios:

T. Pay dijo...

chevre

revolucion libertaria dijo...

hola que tal mano te saluda el winsho barrio calavera, hoy a las 2:45 pase por tu blog de la nada, no tengo sueño... pasiaba por el google y vi el blog, muy bueno por cierto!

bueno vi que tienes que ahi info de la banda y de toda la movida cumbia lalala! ajajajaja.


que bonito que ahora todos se identifiquen con la cumbia sabes...
recuerdo que lo mio nacio por mi padre, nacio en tingo maria y es por el que vivi tanto tiempo por alla y por demas lugares de la selva y es por el que conosco la cumbia selvatica, hincha de juaneco! jajaja.

bueno cuidate mucho y suerte en todo...

una vez mi viejo me dijo:

que bueno que las cosas esten cambiando con todo el rollo de los perjuicios y estatus sociales, que la musica popular ahora sea de todos...
solo espero que no juegen a ser pobres...

y bueno, yo tambien espero eso.

de mi y los demas... suerte!